¿Qué tal?
Desde hace muchas semanas he seguido de cerca las redes sociales de varios personajes de la vida política de Quintana Roo, durante mi viaje al mundo virtual pude encontrar muchas cosas, pero el día de hoy les quiero platicar de un hombre que la verdad no sé ni cómo calificarlo: “showman”, abogado, “chief police of Quintana Roo”, gourmet gastronómico, presentador de concursos, epidemiólogo, doctor, “regañador”, “visionario”, niño con juguete nuevo, “agente de la ley”, berrinchudo, promotor turístico, “standupero”, economista, bipolar, ególatra, etc… es decir, Jesús Alberto Capella Ibarra.

Parecieran muchas cualidades en una sola persona, pero ¡no!, su egocentrismo también le ha costado su lugar dentro de nuestra sociedad, pues en el afán de ser “simpático” y empático con algunas cuestiones, ha dejado de lado la verdadera labor por la que ha sido contratado por el gobierno del estado. Su trabajo real es el de Secretario de Seguridad Pública Estatal, textualmente:

“ARTÍCULO 2. Para los efectos de la presente Ley, se entiende por Seguridad Pública, la función a cargo del Estado y los Municipios, que tendiente a salvaguardar la integridad y los derechos de las personas, así como preservar las libertades, el orden y la paz públicos y comprende la prevención de los delitos, la investigación y persecución para hacerla efectiva, la sanción de las infracciones administrativas y la reinserción social del sentenciado en términos de esta ley, en las respectivas competencias establecidas en la Constitución y demás normatividad aplicable.”

En la página oficial del Congreso de Quintana Roo, no habla nada sobre realizar concursos de canto en redes sociales de la dependencia estatal, tampoco habla acerca de promocionar el destino turístico y sus joyas naturales, y mucho menos dice qué se deben de recomendar sitios para deleitar el paladar…

Lo lamentable de estos casos es que más allá de dar certeza a quienes radican en la entidad quintanarroense, “Capella” ha retado a que el crimen organizado lo enfrente (como sucedió en el ataque a su gente cercana el pasado 11 junio del año 2019, cuando un comando armado baleó una camioneta en el cruce de las avenidas Cancún y La Luna, terminando con la vida de un elemento de la policía estatal), como diciendo en las calles (donde viven personas que nada tienen que ver con los intereses del “chief police”, caminan, viven o se trasladan) «nos topamos a la hora que quieran» (¡claro! él con 15 escoltas y los demás con la bendición que nos dieron antes de salir de casa).

Ataque a elemento estatal en Cancún, junio 2019

 

 

Muy grande es el tamaño del estado de Quintana Roo, para la talla de un personaje tan pequeño, tan enano, tan liliputiense, tan chaparro, como es el “agente de la ley” Jesús Alberto Capella Ibarra.

¡Eso dicen las malas lenguas!

 

Por cierto… ¡Feliz cumpleaños ‘Chief Police’, más días como éstos!